Parque Nacional Picos Europa

Parque Nacional Picos Europa


 

LAGOS DE COVADONGA

El Parque Nacional Picos de Europa se encuentra en el norte de la Península Ibérica; entre Castilla y León, Asturias y Cantabria, formando parte de la Cordillera Cantábrica. Se declara Parque Nacional Picos de Europa el 30 de mayo de 1995, con una extensión de 64,660 Ha, y de esta forma se convierte en el mayor Parque Nacional de España y en uno de los mayores de Europa.

Más de 300 millones de años han sido necesarios para que los Picos de Europa presenten su actual topografía; distintos plegamientos y glaciaciones han conformado su tortuoso paisaje de altivas montañas, presididas por impresionantes agujas y afiladas aristas, de profundas y retorcidas gargantas surcadas por aguas cristalinas, que dan paso a frondosos valles cubiertos de bosques y praderas. Así, existen 200 cotas de más de 2000 m de altitud y desniveles superiores a los 2300 m.

 

macizo

 

La máxima expresión de la montaña caliza alpina se funde con el esplendor de los prados y bosques atlánticos en los Picos de Europa. Contrastes de grises, verdes y ocres, cumbres verticales, profundos y oscuros barrancos, formas caprichosas de la roca blanca y rojiza, hielos azulados, otoños dorados, bosques de todos los colores, nieblas de ceniza y destellos del sol sobre el rocío. Aunque solo sea por la belleza del paisaje, merece la pena venir al menos una vez en la vida al Parque más antiguo de España. Ciertamente la naturaleza ha querido regalarnos la vista con su mejor forma de expresión, dibujando un escenario de múltiples formas y colores.

 

QUE HACER

Los Picos de Europa, son el lugar ideal para caminar, desconectar, encontrarse a uno mismo, respirar aire puro, perderse en la naturaleza, en una palabra; para disfrutar de la naturaleza en estado puro.

 

 

NARANJO DE BULNES

Los recursos son muchos y variados, responden satisfactoriamente a público muy diverso. Se pueden visitar los valles y pueblos que rodean a los macizos calizos contemplando cientos de lugares y rincones con encanto enmarcados en paisajes de gran belleza, o si se prefiere, recorrer en coche las sinuosas pero bellísimas carreteras del entorno. Para los que gustan del senderismo se ofrecen múltiples opciones de rutas por la baja, media y alta montaña, entre bosques, pastizales y roquedos. Solo a los más preparados se les reserva la posibilidad de disfrutar de hermosas travesías de los macizos calizos en las diferentes épocas del año, practicar la escalada en alguna de las muchas vías que hay abiertas en las cumbres de los Picos de Europa o descender por las simas de más de mil metros de desnivel. Quien los visita por primera vez y aprecia la montaña en su máxima expresión, casi siempre regresa a los Picos de Europa con la ilusión de disfrutarlos de nuevo y descubrir nuevos parajes. Se podría decir que nadie conoce este espacio natural en su totalidad, dada la grandiosidad y su complejísima orografía.

 

FLORA

La flora del Parque Nacional es compleja y muy diversa. Sobre este impresionante territorio, con alturas que van desde apenas el nivel del mar a los más de 2500 m de algunas de sus cumbres, viven alrededor de 1600 especies de flora vascular.

 TELEFERICO DE FUENTE DE

Los bosques mixtos atlánticos de Picos de Europa, reliquias difíciles de encontrar en España, aparecen en las zonas más bajas del monte e intercalados con los prados de siega. Robles y avellanos, se entremezclan con arces, tilos, fresnos, castaños y nogales; a sus pies un sotobosque de zarzas, brezos y arbustos espinosos proporcionan sustento y refugio a la diversa fauna.

ROBLEDAL

robledal

HAYEDO

HAYEDO

El bosque más atractivo de los Picos de Europa es el hayedo. Las grandes masas forestales compuestas de corpulentas hayas cubren las laderas de las montañas que, salpicadas de otras especies, las llenan de tonalidades, formas y contrastes.

 

FAUNA

La fauna en el Parque Nacional Picos de Europa es abundante y variada, como los diferentes ecosistemas que aquí se encuentran. La gran superficie, genera esta riqueza por la diversidad de hábitats existentes: praderías, cumbres rocosas, pastos abiertos, densos bosques, cuevas, lagos y cañones. El rey de la alta montaña, de las laderas herbosas, es el rebeco cantábrico convertido en mucho más que un símbolo.

 

 

 

 

 

 

 

Tampoco podemos olvidar el huidizo corzo, muy común en estos bosques, así como el gato montés, que prefiere zonas boscosas más amplias. Abundan todo tipo de mustélidos como la marta, el tejón, el armiño, la gineta o el turón. Otro mamífero abundante en el Parque es el jabalí, que deja huella de su paso nocturno en los prados, para refugiarse de día en la oscuridad de los bosques.

Y por supuesto es destacable la presencia del oso, que realiza incursiones desde el sector oriental de la Cordillera Cantábrica. En los Picos de Europa, el lobo ocupa el peldaño superior de la cadena trófica, preda sobre rebecos, corzos, jabalíes, pequeños mamíferos e incluso reptiles o aves.

 

 

 

 

 

 

Entre las grandes rapaces, el Parque cuenta con varias especies como el águila real; que tiene en estas montañas el núcleo de reproducción más numeroso de la Cordillera Cantábrica, y el buitre leonado que anida en los riscos más inaccesibles. Por otra parte el quebrantahuesos desapareció como especie reproductora en 1935, aunque en los últimos años se están avistando algunos ejemplares en la zona oriental del macizo. El curioso treparriscos, símbolo de la avifauna rupícula, habita en cortados, riscos y farallones y construye sus nidos en las grietas de los inaccesibles roquedos verticales. Además encontramos especies como el alimoche, el búho real, el halcón peregrino, el urogallo y otras muchas especies más.

 

 

Deja un comentario